viernes, 18 de enero de 2013

Un día como hoy nació José María Arguedas



Amo al Perú como nadie, difundió su cultura, costumbres y arte. Nos regaló obras hermosas, que han influido, influyen e influirán a muchas generaciones.
José María Arguedas Altamirano nació en Andahuaylas hace ya 102 años, quedó huérfano de madre a los dos años de edad.
Ingresó a la Facultad de Letras de la Universidad de San Marcos, en 1931; allí se licenció en Literatura, y posteriormente cursó Etnología, recibiéndose de bachiller en 1957 y doctor en 1963.
De 1937 a 1938 sufrió prisión en razón de una protesta contra un enviado del dictador italiano Benito Mussolini.
Como escritor es autor de novelas y cuentos que lo han llevado a ser considerado como uno de los tres grandes representantes de la narrativa indigenista en el Perú, junto con Ciro Alegría y Manuel Scorza.
Su obra narrativa refleja, descriptivamente, las experiencias de su vida recogidas de la realidad del mundo andino, y está representada por las siguientes obras: Agua (1935),Yawar Fiesta (1941), Diamantes y pedernales (1954), Los ríos profundos (1958), El Sexto(1961), La agonía de Rasu Ñiti (1962), Todas las sangres (1964), El sueño del pongo(1965), El zorro de arriba y el zorro de abajo (publicado póstumamente en 1971).
Introdujo en la literatura indigenista una visión interior más rica e incisiva. La cuestión fundamental que se plantea en sus obras es la de un país dividido en dos culturas (la andina de origen quechua y la urbana de raíces europeas), que deben integrarse en una relación armónica de carácter mestizo. Los grandes dilemas, angustias y esperanzas que ese proyecto plantea son el núcleo de su visión.
Su labor como antropólogo e investigador social no ha sido muy difundida, pese a su importancia y a la influencia que tuvo en su trabajo literario.
Asimismo, se debe destacar su estudio sobre el folclore peruano, en particular de la música andina; al respecto tuvo un contacto estrechísimo con cantantes, músicos, danzantes de tijeras y diversos bailarines de todas las regiones del Perú. Su contribución a la revalorización del arte indígena, reflejada especialmente en el huayno y la danza, ha sido muy importante.
Fue además traductor y difusor de la literatura quechua, antigua y moderna, ocupaciones todas que compartió con sus cargos de funcionario público y maestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario