lunes, 25 de marzo de 2013

Extraño ascenso de un general denunciado por extorsión


Se hicieron de la vista gorda. En noviembre del año pasado, el entonces jefe del área de Investigaciones de la Inspectoría General de la Policía y actual director general de la institución, Jorge Flores Goicochea, ordenó separar del cargo al coronel Renato Solís Torres por una presunta denuncia de extorsión. Pero su orden jamás se ejecutó. Ahora Solís no solo ascendió a general sino que además es jefe de la Policía Anticorrupción.
Según la resolución No 109-2012-IGPNP-DIRINDEC-EEID-N°11 que firmó Flores Goicochea cuando aún era jefe de la Dirección de Investigaciones de la Inspectoría General, y a la que Perú21 tuvo acceso, César Nepo Zolla denunció al coronel Solís Torres –entonces, jefe de la División de Lavado de Activos de la Dirincri– por presuntamente haberle exigido la cantidad de 200 mil dólares para “no investigarlo por el presunto delito de crimen organizado y otros que habría inventado para intentar extorsionarlo”, junto con su equipo de investigaciones.
Los fundamentos de Flores Goicochea para separar temporalmente al oficial es que demoró 19 meses para investigar al empresario por lavado de activos y, según el denunciante, la titular de la Sétima Fiscalía Provincial Penal de Lima, Zoila Tapia, fue separada de su cargo, pues Solís Torres la habría inducido al error.
En su resolución también se hace referencia a que las investigaciones del coronel Solís Torres “han sido desvirtuadas y declarado su improcedencia de ser investigados siendo archivado definitivamente (el caso)”, desde que se inició el proceso, en 2011. “Ha fracasado en el cumplimiento de la responsabilidad funcional asignada por desidia… consecuentemente estaría incurso en el presunto delito de abuso de autoridad, al emplearse argumentos tendenciosos con fines presumiblemente de carácter extorsivo”, fue la contundente conclusión.
EXTRAÑO ASCENSO
El general Solís ascendió pese a estar inmerso en esta demanda por extorsionar a un empresario entre el 2011 y 2012 y luego de la resolución firmada por el general Flores Goicochea que ordenó su separación del cargo. Una situación que no es común en la institución, según dijeron fuentes policiales a este diario.
Siempre con información de nuestras fuentes, el entonces coronel Renato Solís nunca fue separado del cargo.
Y es que cuando lo buscaban para notificarle la referida resolución de Inspectoría, salía o simplemente faltaba a su oficina ubicada en la Dirincri.
Incluso el personal subalterno asegura que utilizó descansos médicos y hasta permisos para no recibir la resolución firmada por el general Flores Goicochea. El objetivo: que no ingrese a su legajo y poder ascender a general.
Cuentan nuestros informantes que Solís fue recomendado por el cuestionado exdirector general de la Policía, Raúl Salazar, para asumir la jefatura de la Policía Anticorrupción. Y así fue, el 1 de enero de este año, el Gobierno publicó la resolución de ascenso al grado de general del coronel Solís, junto con otros oficiales que también ascendieron.
En ese entonces, el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, dijo que estos ascensos respondían a la nueva estructura planteada para la Policía Nacional y que con ellos se fortalecerá la labor policial.
Perú21 solicitó una respuesta, desde la semana pasada, a la Dirección de Comunicaciones de la Policía, pero, hasta el cierre de esta edición, no hubo una explicación.
DATOS
- El general Flores Goicochea ordenó la separación del general Solís Torres y del suboficial Hugo Arias Vilcapoma.
- La 57 Fiscalía Provincial Penal de Lima investiga a Solís Torres y a los oficiales Ángel Merino Céspedes y Fernando Changano.
- El empresario César Nepo los denunció por falsa denuncia y fraude procesal en noviembre del año 2011.
- El exministro del Interior Octavio Salazar cuestionó los últimos ascensos, y consideró que el Gobierno “nos contó la milonga de la reingeniería policial”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario