martes, 12 de marzo de 2013

Las regiones del sur consumen más energía de la que producen


Es domingo por la noche y por enésima vez varios distritos de Arequipa sufrieron un corte de luz. Una empresa periodística que imprime diarios en la Ciudad Blanca y los distribuye en todo el sur sabe que en Cusco tiene la batalla perdida. Al día siguiente le devolverán el 40% de la mercadería enviada por llegar tarde. Los apagones no solo provocan malestar en el usuario común y corriente que recurre a las velas: generan pérdidas en las principales actividades económicas.

Según el gerente de la Cámara de Comercio e Industria, Rafael Chirinos, aún no se cuantificaron los daños con las nueve suspensiones del servicio contabilizadas desde enero pasado. Sin embargo, se traducen en horas-hombre desperdiciadas e incremento en costos de producción: algunas empresas gastan en petróleo para poner en marcha grupos electrógenos. Los apagones intempestivos no se deben a la falta de energía, dice el presidente del Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional (COES), Óscar Butrón. Son comunes en temporada de lluvias. El sistema interconectado, la conexión con la energía traída del centro del país, es afectado por las tormentas. Un escenario similar ocurrió a inicios del 2012, periodo muy húmedo.

Para el docente universitario Carlos Gordillo Andía, hay un problema de imprevisibilidad climática y saturación en la línea de transmisión. Una sola línea de 220 kilovatios (kW - potencia de transmisión de energía) de Mantaro–Socabaya, que traslada la energía al sur, está sobrecargada. La saturación provoca desconexión en varios puntos. Por ello, urge la construcción de la línea de transmisión Chilca (Lima) - Marcona (Ica) - Ocoña (Arequipa) - Montalvo (Moquegua). Tendrá una capacidad de 550 kW. Sin embargo, Gordillo plantea otro punto clave y en el que también coincide Butrón: incrementar nuestra generación de energía, cuya demanda aumentó debido al crecimiento económico. Por ejemplo, sin el sistema interconectado el sur no podría satisfacer su demanda. La Ciudad Blanca requiere 140 megavatios (MW - energía máxima producida en centrales), pero solo produce 70 con las centrales de Charcani.

Víctor Medina, consultor energético del Banco Mundial, agrega que la demanda de energía se duplicó en 10 años. Sin embargo, la producción de electricidad creció apenas en 43%. Nos estamos consumiendo la reserva del Sistema Interconectado. Antes se disponía de 1200 megavatios libres, ahora se llega a 600. La reserva es fundamental para épocas de sequía donde se reducen las posibilidades de generar con hidroeléctricas. Urge construir nuevas fuentes: hídricas (agua) o térmicas (gas o petróleo). Gordillo recordó que existen seis proyectos truncos. “Si tuviéramos las centrales de Molloco, Lluclla y Lluta en Arequipa, tendríamos 960 MW adicionales. Se cubriría la necesidad energética (que asciende a 800 MW)”.

Otro de los proyectos en compás de espera es San Gabán en Puno, Machupicchu en Cusco y Charcani VII en Arequipa.

ENERGÍA HASTA 60000 MW

En Perú se producen 6500 MW de energía en las centrales de generación. El 50% proviene del gas de Camisea y el otro grueso del porcentaje de las hidroeléctricas. Carlos Gordillo sostiene que en el país se puede llegar a generar hasta 60 000 megavatios, lo que convertiría al Perú en un exportador de energía en Latinoamérica. Se tiene el agua, empero falta la infraestructura.

Medina comparte la visión de Gordillo. Acota que se debe dejar de lado las plantas que funcionan con petróleo. Explicó que este tipo de energía resulta cara: el crudo está en constante alza.

Gordillo agrega que tampoco se debe apuntar a las centrales de energía con gas. “Es cierto que este recurso es más barato que el diésel, pero se lo desperdicia pudiendo darle otro valor agregado, como la petroquímica”.

Óscar Butrón afirma que las autoridades deben preocuparse por impulsar nuevos proyectos. Explica que ello es fundamental teniendo en cuenta el nivel de crecimiento del sur, igual o superior al promedio nacional; de lo contrario, las pérdidas serán enormes en la actividad productiva como en la empresa periodística citada de ejemplo.

Aumentará necesidad de energía en los próximos años en el Perú

Víctor Medina señala que los estimados de crecimiento económico del país previstos para los próximos años llegan al 6%. Ello incrementará la demanda de energía en aproximadamente 2000 MW al 2016. Esta necesidad podría cubrirse con nuevas centrales hidroeléctricas y térmicas que el Ministerio de Energía y Minas tiene en cartera.

El especialista acota que esta energía se debe producir no con centrales de baja producción. Afirma que se debe apuntar a centrales que generen más de 300 kW. Ello reduce los costos de producción. Agrega que el gobierno no debe recurrir a restricciones de energía que afectan a la industria minera, comercio, y que van en contra de la expansión eléctrica urbana y rural.

Fuente: La República

No hay comentarios:

Publicar un comentario