domingo, 21 de abril de 2013

“Me costaría tener una relación con una chica de derecha”


Jason Day. Actor. Estudió con los maestros Alberto Ísola y Aristóteles Picho. Ha participado en telenovelas y también en películas como Mañana te cuento y Dioses. Representa al movimiento VDay que combate la violencia contra la mujer.
Gabriela Wiener.

Jason Day está en Little Fox, un cafecito en Soho, no por hipster, ni mucho menos. Dice que Manhattan es tan trendy que hay que refugiarse en locales misios para no contagiarse. Está conectado buscando un depa en Brooklyn para él y para su perro, y chateando conmigo por skype. “Qué raro, no sé usar esto muy bien”, dice, “hace mucho que no tengo sexo virtual”.
Y así empieza una conversación (solo interrumpida por las canciones que pone de cuando en cuando), porque a Day no tiene caso entrevistarlo: Un actor de moda, un galán de telenovelas, un chico de portadas que hace tuits sobre casi todo, también contra los indultos apristas y la “empresa” de Cipriani.  
G: ¿Cantas canciones de Jeanette?
J: No, pero busco constantemente formas de romper estereotipos.
G: ¿Por ejemplo?
J: Soy un feminista. Y soy (he sido) galán de telenovelas.
G: Eso sí es radical.
J: Que se cuide la telenovela si me quiere volver a contratar porque le voy a meter una rata blanca por dentro.
G: A ese final con boda...
J: Sí, nunca había visto una telenovela. Ahora sé lo perjudicial que es. La telenovela es un medio de comunicación y educación enorme en Latinoamérica...
(Jason pone “Qué manera de quererte” de Albita).
G: ¿No te frustra que en FB a tus fans les hables de la violencia de género y ellas comenten con un: “córtate la barba, estás mejor sin barba”?  
J: No, creo que voy ganando terreno... jajaja. Muchas fueron entendiendo el trabajo de Susana Villarán al punto de volverse activistas light, online, del NO.  Chicas que no hubieran podido diferenciar a Susana de Lourdes en unas fotos.
G: Te vimos en el “Vogue” París dedicado a Perú. Hay ciertos rostros con los que el mundo está identificando este nuevo país, tú eres uno de ellos, pero hay quienes piensan que solo es una nueva marca y que las injusticias de fondo siguen ahí…
J: Yo no me siento un representante del Perú fuera. Y cuando hablo de nuestro país, hablo de mujeres esterilizadas sin su consentimiento; hablo de impunidad en casos de violaciones sistemáticas por fuerzas del orden durante el conflicto armado. Hablo de una burbuja económica que se sostiene de precios de minerales aguantados desde la China... Para mí no hay ningún milagro peruano. Pero sí hay que decir que el Perú es un país fascinante para viajarlo entero, recorrerlo en todas sus dimensiones y ese Perú tiene que ser vendido con mucho orgullo.
G: Por frases como esta tienes enamoradas a todas las niñas izquierdistas… A las de derecha no sé...
J: ¿Cuáles son las de derecha? ¿Las Martas? ¡Voy a por ellas! Me costaría tener una relación con una chica de derecha, con una republicana aquí, por ejemplo. Eso entraña una visión del mundo, de las relaciones entre las personas, de lo que es importante y lo que no lo es tanto. Ahora, una cosa es una relación y otra cosa es un buen polvo, ojo (no quiero que esta entrevista me quite oportunidades de pasarla bien). Jajajajaja.
(Jason pone “Aint no cure for love” de Leonard Cohen)
G: ¿Has oído que en la Molina planean hacer un muro que separe su cerro del de los de Ate?
J: El muro ese, si realmente lo construyen, convoco a través de este diario a las multitudes para ir a tumbárnoslo por lo que representa.
G: ¿Votarías por Nadine cuando sea?
J: Esa no te la voy a contestar.
G: ¡Por fin! ¡Por fin un tabú para Jason Day! ¡Por fin una sombra!
J: Uff, me salió el político de medio pelo. Te digo por qué, porque todavía no siento que Nadine sea clara en sus posturas. La veo y no sé quien es. (La contesté, de puro picón).
G: ¿Ya viste “Asu mare”?
J: No la he visto pero he seguido el proyecto y el truco está en hacer las cosas bien. Difícil, ¿no? Yo quiero que aparezcan otros migueles valladares y que no tengan miedo de soñar en grande. El espectador peruano está listo para el buen cine, hace rato.
G: Hay que hacer cine divertido y ya, han dicho en otro periódico, los demás que se jodan.
J: Se equivocan. El espacio del arte, para los que no saben pensar fuera de su propia estructura empresarial, se parece mucho a la industria aeronáutica: el Estado tiene que poner el hombro.
(Jason pone “Sea of love", la versión de CC Adcock, de su película “30 Beats”).
G: ¿Cómo trata Los Ángeles a un peruano?
J: Fatal, a veces he ampayado a mis agentes diciendo que soy inglés.
G: ¿Algún genial proyecto entre manos?
J: Quiero leer la Constitución Política del Perú en una plaza pública, teatralizarla con minimalismo y comentarla con humor.
G: Eso es pensar en grande y lo demás ya puede esperar.
J: Sí, y quiero hacer teatro en NY. Solo estamos esperando que yo consiga una green card. No tengo ni puta idea de cómo pero la voy a conseguir.
G: ¿Que vas a hacer después de esta charla?
J: Voy a buscar financiamiento para una película de hombres lobos en el Perú. Y de trata de personas en Iquitos. Quiero hacer política a través del cine. Tengo una teoría además, que estoy desarrollando con Eve Ensler (“Monólogos de la vagina”), sobre la relación minería-violencia sexual: esa violación que vuelve a tantos hombres tan poderosos y admirados. Esa penetración violenta y sin permiso para extraer lo que no es tuyo y hacerlo tuyo.
G: Esa relación tan en boga en Perú.
J: Los peruanos siguen creyendo que el éxito de la minería es el éxito de todos. Como el guano en su día. Lindo el Perú y sus éxitos efímeros e idiotas.
(Jason pone I’m your man de Leonard Cohen). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario