viernes, 17 de mayo de 2013

CUIDADO CON LOS MEDICAMANETOS :El drama de las patentes


Las negociaciones del polémico Acuerdo Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) – un acuerdo comercial de largo alcance entre once países de la Cuenca del Pacífico – se han reanudado en un lujoso hotel miraflorino para su décimo séptima ronda. 

A pesar de que las reuniones continúan desarrollandose a puerta cerrada, las copias filtradas del acuerdo revelan que Estados Unidos está buscando implementar el paquete de medidas más nocivo jamás propuesto con países en desarrollo, en relación a la protección de propiedad intelectual.

Por ello, representantes de más de 130 organizaciones y movimientos civiles bajo el lema No Negociable!, advierten del peligro ante la posible puesta en marcha del tratado.

“Invocamos a los países negociadores a que no cedan a la propuesta de Estados Unidos debido a que es muy nociva para la salud pública”, alertó el norteamericano Peter Maybarduk , representante de Public Citizen, quien conoce muy de cerca las presiones de la industria farmacéutica en el país del norte.

Patentes en debate

Uno de los temas más criticados es el relacionado con las patentes de los medicamentos. "El acceso a medicamentos a nivel mundial y país a país depende mucho de la competencia genérica con los productos de marcas para asegurar que los precios bajen", explica Maybarduk. 

En la negociación, "lo que pretende hacer EEUU con sus demandas es ampliar el poder del monopolio de la industria multinacional de fáramacos para aumentar su poder ", sentencia.

Los nuevos mecanismos de protección que se plantean harían extremadamente difícil la entrada de competidores genéricos al mercado, manteniendo los precios a niveles inaccesibles que presentarían consecuencias devastadoras para la salud pública, según los representantes de las organizaciones sociales. 

Las regulaciones propuestas, por ejemplo, reducirían los estándares de patentabilidad, haciendo que sea mucho más fácil para las empresas farmacéuticas obtener patentes secundarias y extender los monopolios de sus productos ya existentes. Además, prohibirían las oposiciones para patentes débiles o inválidas hasta después de haber sido otorgadas, y concederían monopolios encubiertos al bloquear los datos clínicos necesarios para aprobar medicamentos genéricos. 

Por ello, el acceso a los nuevos medicamentos contra el cancer y medicamentos biológicos y biotecnológicos podría peligar. "En Perú puede ser dificíl para la población sin recursos. Lo que está tratando de hacer EEUU en esta negociación es dificultar mucho la entrada de medicamentos biosimilares que podrían hacer una gran diferencia en la lucha contra el cancer", informa el representante.

Aunque la actitud del actual gobierno es pro firma del acuerdo, no ha dejado de haber ciertas discrepancias. En octubre del año pasado el Ministro de Comercio Exterior y Turismo, José Luis Silva, declaraba que la decisión del gobierno era de no conceder ni un centímetro más en las negociaciones sobre la salud y el comercio. Maybarduk señaló que la preocupación recae en "saber cómo se mide este centímetro". De esta manera se plantea "dónde comienza y dónde termina. Qué significa exactamente, porque estamos viendo señales de que Perú podría conceder mucho en la salud pública".  

Sobre el mismo tema y desde la mirada de los afectados, el representante de la Red Peruana de Pacientes y Usuarios de Salud, Julio César Cruz, señaló que “existe un gran temor que al suscribirse el TPP los medicamentos se vuelvan más inaccesibles para los pacientes sobre todo en el caso de tratamientos costosos como el del cáncer". Además, remarcó que “los gobiernos deben hacerse responsable de proveer de medicinas a los pobladores” y tomar decisiones en esa línea durante la ronda.

Gastos por 90.8 millones de dólares anuales

César Cruz hizo referencia a un estudio de la Alianza LAC-Global que revela que al Perú, Colombia y Chile le puede costar casi 240 millones de dólares que en este acuerdo comercial se acepte la propuesta de Estados Unidos en materia de propiedad intelectual. 

De estos tres países, el Perú afrontaría los mayores gastos adicionales : 90.8 millones de dólares anuales, lo que equivale al gasto en salud de 313 mil peruanos o el acceso a medicamentos de 620 mil pobladores.

“Con este estudio queda demostrado que las preocupaciones que tenemos están plenamente fundamentadas: lo que está en juego es el alto costo social que puede tener el acuerdo comercial si es que se admite la propuesta de Estados Unidos para favorecer a las empresas farmacéuticas afectando la salud de la población”, señaló Roberto López de Acción Internacional para la Salud (AIS), una de las organizaciones que participó en el estudio.

Sin embargo, Eduardo Ferreyros, gerente general de Cómex-Perú, afirma que las negociaciones del TPP, no afectarán el acceso de la población a los medicamentos. Según Ferreyros, la política de apertura comercial del Perú ha permitido que el Ministerio de Salud (Minsa) ahorre más de US$175 millones en compras públicas de medicamentos.  También precisa que los precios de las medicinas para tratar VIH, diabetes y cáncer se redujeron hasta en 30%.

Con estos hallazgos, la sociedad civil busca poner en alerta ante la poca transparencia que existe en la negociación a pesar de lo decisiva que es esta ronda. Los negociadores esperan cerrar el acuerdo en octubre de este año en la reunión de Bali del APEC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario