lunes, 20 de mayo de 2013

“Es claro que hay una campaña para defenestrar a Alan García y a Toledo”


POR REYNA CÁRDENAS ANDAZABAL

-¿Cómo evalúa el manejo de los últimos impasses diplomáticos por parte del Gobierno que encabeza su hermano, el presidente Ollanta Humala?
Pienso que hay un mal manejo de las relaciones internacionales. Creo que frente a la actitud un tanto matonesca del presidente (de Ecuador, Rafael) Correa y del presidente (de Venezuela, Nicolás) Maduro ha debido haber una respuesta más contundente por parte del Presidente. 
–El Presidente se ha mantenido en silencio ante estos sucesos. ¿Ello podría obedecer a algún tipo de temor?
Es una explicación posible. Unos dicen que, como tendría deudas, compromisos, entonces baja la cabeza frente a arremetidas por parte del presidente venezolano sobre todo, pero eso no es más que una especulación.
–¿Cuál es su impresión acerca del manejo que se dio finalmente al impasse con Ecuador?
Me parece que el Perú perdió. Hemos sacado a un embajador (Javier León) que se había estado desempeñando correctamente en el Ecuador, y Ecuador sacó al suyo, que había tenido un comportamiento totalmente inadecuado. Nosotros cambiamos un buen embajador por un mal embajador.
–En cuanto a Venezuela, ha habido silencio del Perú no solo ante la agresión hacia el ex canciller Rafael Roncagliolo, sino hacia lo que está ocurriendo en dicho país, que se toma incluso como un silencio cómplice.
Claro, es decir la política exterior no se está manejando en función a principios sino en función a conveniencias. Puede hacer pensar que el Gobierno actual esté pensando que luego vaya a necesitar la solidaridad de los presidentes actuales, es decir de Maduro, Correa, Evo Morales (de Bolivia) cuando, digamos, se cambie la Constitución o se fuerce una reelección camuflada o conyugal.
–Se reafirma entonces en que se va a intentar una reelección a través de la primera dama, Nadine Heredia, al 2016.
Yo creo que sí, porque no veo otro norte a este gobierno. No tiene una ideología, no tiene un programa, todo lo está manejando en piloto automático y entonces vemos que la primera dama tiene un protagonismo muy grande: los ministros la llaman para que los acompañe, los primeros ministros han dicho que ella tiene un rol fundamental en el Ejecutivo, el actual primer ministro (Juan Jiménez) dice que conversa con ella todos los días… Es evidente que ella maneja al país.
–Y puede ser, incluso, más clara que el Presidente. ¿Es ella, como dicen, quien lleva los pantalones en el Gobierno?
Bueno, las palabras de la presidenta Nadine tienen más repercusión porque son seguidas de hechos que las palabras de cualquier otro miembro del Gobierno, incluido el Presidente. Es cierto, habla más claro, pero en lo que concierne a su postulación, no está hablando nada claro.
–Aun así, la Ley Electoral no está de su lado... 
Bueno, se cambia o se pone otra ley, o se utilizan otros mecanismos. El Tribunal Constitucional en estos momentos prácticamente está en manos del Ejecutivo porque todos los magistrados, salvo el presidente, pueden ser cambiados en cualquier momento por decisión del Congreso, lo que significa que podrían presionar para no ser cambiados y luego avalar una candidatura. El presidente del Jurado Nacional de Elecciones, tanto el actual como el anterior, se pronunciaron a favor. No van a faltar tampoco algunos cortesanos, algunos sobones –tanto intelectuales como políticos– que van a encontrar justificación para que pueda postular. 
–Y si así ocurre, ¿cree que ella ganaría las elecciones?
No me cabe la menor duda de que si ella postula, ganaría, porque tendría a su disposición todos los fondos públicos. Además, estamos siendo testigos de que hay toda una campaña para defenestrar a Alan García y a (Alejandro) Toledo, entonces se estaría allanando el camino para una postulación de Nadine donde estaría solo al frente Keiko Fujimori, y ella quedaría como el mal menor.
–Volviendo al tema del presente gobierno, usted ha dicho ha dicho que no le ve un norte, un proyecto claro. ¿Por qué cree que no han definido uno?
Bueno, desde el momento en que en primera vuelta se presenta un plan, que fue la Gran Transformación y luego en segunda vuelta se presenta otro plan, que fue la Hoja de Ruta, ya tenemos un menú para todos. En el interior del país en primera y en segunda vuelta se votó por la Gran Transformación y en Lima, en segunda vuelta, por la Hoja de Ruta; entonces según lo que les convenga van a adoptar uno u otro programa. Hasta este momento lo que les ha convenido es adoptar el programa de la Hoja de Ruta, pero si consideran que les conviene regresar a la Gran Transformación, lo van a hacer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario