miércoles, 12 de junio de 2013

Raúl Wiener: Inteligencia al Revés


En esa historia de espías neo-montesinistas en que nos ha metido Rospigliosi desde hace casi un mes, saltan a la vista por lo menos tres gruesas incongruencias:

(a) Que la "prueba" que según el exministro no tenía por qué presentarse para sustentar sus acusaciones, porque en el mundo de la inteligencia las cosas son secretas, haya venido a aparecer de la manera más idiota con una mujer vigilando la zona del edificio donde se ubican sus oficinas, y descubierta por un guachimán y unos serenos que la consideraron sospechosa.

(b) Que el "reglado", que seguramente fue seleccionado por su especial peligrosidad para los planes del gobierno, haya resultado siendo el propio Rospigliosi, junto a sus más cercanos amigos, lo que quiere decir que o Villafuerte ordenó perseguirlo precisamente por sus denuncias, lo que significaría que la idea en vez de llamarse "acción de inteligencia" debería utilizar el nombre opuesto, o que realmente los exministros y exviceministros de Toledo se han vuelto los principales enemigos de la conocida como "reelección conyugal".

(c) Que Rospigliosi se ha sacado la lotería con el primer ministro y los ministros del Interior y Defensa de este gobierno, que no pueden hacer frente a quien el propio Pedraza llamó un profesional de la desinformación y que en un mes sin ningún elemento concreto (ya no digo pruebas), como podría ser una lista de chuponeados, algún informe sobre tecnología de espionaje, algún documento secreto, ha mantenido un escándalo en cuyo centro estaba la acusación de que los montesinistas no eran los Fujimori (que ahora lo defienden), sino los Humala-Heredia, a pesar de que todas las evidencias indican que así quisieran armar un aparato como el de los 90 carecen de los más elementales criterios para hacerlo.

Rospigliosi, por supuesto, ya se metió a la coyuntura política como el valiente denunciador, que es a la vez la víctima del espionaje que denuncia y el que se da el lujo de pedir la cabeza de varios ministros de la mano de Keiko, Salgado, Alcorta y otras de sus nuevas amistades.

Todos sabemos además con quién consulta sus operaciones políticas el exministro y exjefe de inteligencia de Toledo, por lo que cabe presumir que esto no sea solo una inspiración local. En cualquier caso Rospi se está dando la mano con AGP, en la construcción de fantasmas de aparente fortaleza en un gobierno como el de Humala que muestra debilidades por todas partes.

PD: tengo obsesión con el baguazo y la responsabilidad de García, con el respeto a la memoria de JDC que finalmente se probará ante la justicia, con los derechos de los trabajadores y otros. Y si eso me hace chocar con Aldo M, pues choco. Y no por eso le recomiendo que vaya a escribir o actuar en pornografía porque hace tiempo que lo viene haciendo pero en la variante política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario