viernes, 30 de agosto de 2013

Carteros del país celebran su día y afirman que siguen vigentes pese a la Internet


Pablo Fernández Huilca es un cartero y no se llama "Jaimito" como le gritan en la calle los niños. Ni siquiera tiene un parecido físico con el entrañable personaje del Chavo del Ocho, aunque alguna vez -no lo niega- usó una antigua bicicleta para llevar alegría a los hogares más recónditos del país.

Don Pablo no es un cartero cualquiera. Él vive un idilio de 28 años con las cartas y postales que lo han convertido en un romántico empedernido, aunque lo niegue a toda costa. Ayer, precisamente, este padre de familia tuvo motivos suficientes para celebrar el Día del Cartero, una fecha que se instauró  en el país hace 69 años.

"Nosotros mantenemos una tradición. Y esa es una gran responsabilidad", afirmó don Pablo. Y es que por sus ojos se graban momentos entrañables... de emoción desbordante por parte de los receptores de las cartas o los paquetes que carga y que se convierten -en algunos casos- en peculiares obsequios o detalles. También llevan documentos de las instituciones públicas a las zonas más escondidas del país.

Hoy en día, el Correo del Perú, conocido ahora como el Serpost, no ha perdido vigencia con el auge y la masificación de la Internet, advirtió el gerente general de esta intitución, Bartolomé Cuevas Sáenz.  Sucede todo lo contrario porque la gente aún escribe y envía cartas, señaló, sobre todo a zonas muy distantes. "Además estamos en un proceso de modernización que tiene como principal aliado a la tecnología. Nuestros servicios de distribución son registrados. Incluso el cliente puede hacer el seguimiento a través de nuestra página web", aseguró.

DENTRO Y FUERA DEL PAÍS

Al día, el Serpost realiza 100 mil envíos dentro y fuera del territorio nacional. Sus 800 carteros, como Pablo Fernández, se dirigen a 20 mil localidades del país. Antes lo hacían con solo sus carteras y bicicletas... ahora distribuyen la correspondencia a moto y con celulares que tienen un sistema GPS. La idea es confirmar en línea y desde su ubicación la entrega adecuada de lo encomendado. "Tenemos 159 oficinas en el Perú y 193 en diversos países del mundo", agregó Cuevas.

Los plazos de distribución de cartas o pequeños paquetes son mayores a los dos días, y han sido fijados por la distancia que hay entre la localidad de origen del envío y la de destino. La tarifa  también responde a esto, y depende del peso.

Y mientras nos enterábamos ayer de todos estas cifras, don Pablo se encontraba con personajes que vestían como chasquis. "Soy su heredero", dijo y añadió que continuará garantizando la comunicación "cómplice" que se da a través de las cartas. Solo espera que sus amigos "los perros" lo reciban bien si llega a su barrio.

CLAVES

El Correo del Perú, Serpost, es miembro de la Unión Postal Universal y tiene convenios con los servicios de correos de todo el mundo.

Serpost ofrece Exporta Fácil, un servicio que permite vender mercaderías con un valor de hasta US$5,000. Estas no deben superar los 30 kilos cada uno. El empresario puede realizar todos los envíos que les sean necesarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario