lunes, 5 de agosto de 2013

¡Gracias, chicas!: un justo reconocimiento para el equipo que nos devolvió la fe


Un justo reconocimiento para el equipo que nos devolvió la fe, colocando nuevamente al Perú en lo más alto del vóleibol mundial. Es cierto, estas muchachas pudieron consagrarse campeonas mundiales y al final se quedaron a poco, muy poco, de darnos esa inmensa alegría que –seguramente- hubiera hecho que mañana sea decretado feriado nacional. Sin embargo, ahí no radica lo más importante, lo que debería llamarnos la atención se resume en una palabra mágica: “pudieron”.

Y es que, este grupo de talentosas y aguerridas voleibolistas pudo, perfectamente, derrotar a China y luego imponerse a Estados Unidos, por el título del Mundial de Menores que captó la atención de todos los peruanos, tal como lo hizo ante otras potencias como Italia y Serbia.

Esto ya es decir bastante ¿o no?, después de todo, en cuántos otros deportes podemos afirmar que Perú tiene la posibilidad de coronarse como el mejor del planeta. Para muestra el fútbol, donde nuestra mayor aspiración es clasificar al Mundial y –pese a contar con un mayor presupuesto–- no lo conseguimos hace 31 años.

LÁGRIMAS DE CAMPEONAS

Por ello, ni bien culminó el maratónico partido ante las asiáticas, por las semifinales del torneo, las muestras de cariño, apoyo y orgullo hacia las dirigidas por Natalia Málaga no tardaron en llegar, a través de los diferentes medios de comunicación y redes sociales.

Más cuando la entrenadora nacional dejó de lado esa dura postura que normalmente la caracteriza, para soltar un par de lágrimas, las mismas que contuvo ni bien se dio cuenta de que tenía la cámara encima. El orgullo de una campeona que toda su vida ha luchado hasta el último minuto por su país.

Igual ocurrió con las ‘Matadorcitas’, que en este campeonato se convirtieron en unas auténticas ‘Matadoras’ –como con M mayúscula–-, pues antes de estallar en llanto dentro de la cancha, prefirieron retirarse lo antes posible, sin ofrecer declaraciones. No podían con la carga de haber llegado tan lejos y haberse quedado tan cerca, no de la manera cómo se perdió. Pero tranquilas, chicas, que todo el Perú está con ustedes.

No tienen de que qué avergonzarse, todo lo contrario, después de todo en el deporte siempre se puede ganar o perder, más contra los mejores del mundo, pero el talento y la entrega no se compran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario