sábado, 21 de diciembre de 2013

Muere el hombre, nace la Leyenda: Aristóteles Picho murió hoy a los 56 años


Pese a estar postrado en una silla de ruedas, Picho siguió trabajando en el mundo de la actuación. El cuerpo será velado en el Museo de la Nación.

Lo que empezó como un rumor en Twitter se confirmó para lamento de todos los peruanos, y en especial para la comunidad actoral. El destacado Aristóteles Picho dejó de existir la mañana de este sábado, a los 56 años, luego de sufrir un paro cardíaco.

La directora adjunta del Centro Cultural de la PUCP, Alicia María del Rosario Morales Dasso, confirmó la triste noticia. Además, señaló a LaRepublica.pe que el cuerpo del actor será velado en el auditorio Los Incas del Museo de la Nación, en San Borja.

Chela Ormeño, cuñada de Picho, pidió que el actor sea recordado por todos. Sin embargo, sostuvo que en el Perú, el trato que se le da a un artista no es el apropiado por parte del Estado.

A través de la señal de RPP, Yvonne Frayssinet, expresó sus condelencias a la familia del actor, al igual que Reynaldo Arenas, quien no pudo evitar la tristeza al conocer la amarga noticia.

Por su parte, el productor de TV Efraín Aguilar también lamentó la partida de Picho. "Es una desgracia. Era una persona tan inteligente y un gran actor", declaró a este medio.

Hace un año y medio, el huancaíno hizo público que padecía del síndrome cordonal posterior, una lesión a la médula espinal que adquirió luego de sufrir una fiebre de más de 40 grados que terminó por provocarle la inmovilidad en las extremidades.

Pese a esta complicación, Picho no dejó el amor por el teatro y continuó trabajando postrado en una silla de ruedas, pero sobre las tablas. En agosto de este año, protagonizó la obra musical Marat-Sade, en donde interpretó a Jean Paul Marat, uno de los más importantes activistas de la Revolución Francesa.

“Estoy mejorando y eso me tiene contento pese a que en la obra también estoy postrado. Puedo pararme un buen tiempo y espero que a fin de año me pare sin sostenerme pero, claro, todo en base a una fuerte rehabilitación”, expresó en el debut de la obra.

Además de actor, Picho se desempeñó como docente de dramaturgia en la Pontificia Universidad Católica del Perú y en la Universidad de Lima. Su última película fue El evangelio de la carne, aunque es recordado por su interpretación de ‘El Boa’ en La ciudad y los perros, así como ‘El Chino’ en La boca del lobo y 'El Sinchi' en Pantalón y las visitadoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario