lunes, 20 de junio de 2016

¿Guerra en México? No, es la Policía disparando contra los maestros


Los enfrentamientos entre policías federales, estatales y municipales contra los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), junto con pobladores del estado mexicano de Oaxaca, se han cobrado la vida de al menos 6 personas, informan los medios locales.

Además, la violencia desatada en el municipio de Nochixtlán se ha saldado con "53 civiles heridos, 41 policías federales lesionados –3 de ellos con heridas de bala–, así como 14 policías estatales, 5 de ellos heridos por armas de fuego", según el comunicado conjunto del Gobierno federal y el Gobierno de Oaxaca.

De acuerdo con la prensa local, la violencia se desató tras la llegada de los agentes federales. El gobernador oaxaqueño, Gabino Cué, aseveró que él solicitó el apoyo federal, porque "grupos radicales y organizaciones sociales escalaron sus protestas, afectando la paz pública, el orden social y la dinámica económica".

El Gobierno federal, por su parte, ha reiterado que "se tiene registro de la presencia de diversos grupos violentos que durante días han encabezado los bloqueos a carreteras e instalaciones estratégicas".

Según la postura oficial del Gobierno, "estos grupos son los principales responsables de las reprobables agresiones físicas a las autoridades estatales y federales, así como a la población civil en general".

Los testigos de la ofensiva, citados por la emisora de radio Regeneración, a su vez declararon que la Policía Federal llegó a la barricada "que mantienen padres de familia y maestros desde hace una semana. Atacaron primero con gas lacrimógeno, balas de goma y armas de fuego".

Una madre de familia gritaba durante los hechos: "Esto es una masacre, nos están tirando (disparando) con armas de fuego, nos están matando".

Mientras que el Gobierno insiste en que los activistas difuntos eran "radicales" y "portaban armas de fuego", los medios ciudadanos dan otra versión de los hechos.

Entre las víctimas se encuentran personas como Yalid Jiménez Santiago, padre de familia de 29 años de edad que circulaba en una camioneta Urban cuando la Policía Federal comenzó a disparar; el profesor de educación indígena de 23 años de edad, Andrés Aguilar Sanabria o el estudiante de secundaria Antonio Pérez García, entre otros.

El profesor del Centro de Estudios Políticos de la UNAM, Gibrán Ramírez Reyes, ha expresado vía Facebook que las víctimas mortales son maestros de entre 23 y 28 años que "evidentemente no pertenecen a cúpula sindical alguna ni defienden privilegios inconfesables".

"El ataque no es contra la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), es contra los maestros mexicanos y, por tanto, contra el pueblo de México", apuntó. Por su parte la Sección 22 magisterial responsabilizó al Gobierno de Oaxaca de la "integridad física y psicológica de los maestros y padres de familia" asesinados y atacados.

A pesar de todas las críticas por parte de testigos del suceso y todas las acusaciones lanzadas contra el Estado mexicano por parte de los activistas civiles, la postura del Gobierno nacional expresada en su último informe al respecto parece ser firme.

"El Gobierno de la República y el Gobierno del estado de Oaxaca continuarán actuando en plena coordinación para garantizar el Estado de Derecho y brindarán toda la asistencia y atenciones necesarias a las víctimas y familias afectadas", concluye el comunicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario